Nacionalismos absurdos

Todos conocemos aquellas estampas gigantes taurinas que están esparcidas por las autopistas españolas, que para quien no lo sepa, es el único reducto publicitario que permanece en las carreteras nacionales tras una ley que las prohibiera, siempre y cuando desapareciera el nombre de la marca.  Digamos que permaneció como “seña” de identidad, tradición (más bien turística).

De vez en cuando aparecen casos de vandalismo sobre estas estructuras, como la que a menudo sucede en el único que hay en Cataluña, el que ha aparecido esta madrugada, de nuevo, por los suelos.

Como habéis podido constatar a lo largo de la existencia de este blog (y si no, os lo repito), inzivilizado es antitaurino, mejor dicho, contrario a la fiesta que mata toros (las hay que merecen la pena y no tiene porqué ser eliminadas), así como es poco patriota.

Pero independientemente todo esto, existe el sentido común, y el destruir esta estructura que, seamos sinceros, a todos nos parece curiosa y nos asombra cada vez que la vemos (a todos), no es otra cosa que vandalismo, es decir, el “acto nacionalista” no viene al caso.

Y esto vale para el nacionalismo catalán, vasco, aragonés o cualquiera que se tercie.

 

Recomendación del día:
Blogger: Diego Navarro
Post: Cuando los intereses son contrapuestos a la Acción Social (clic para ver)

Anuncios

~ por inzivilizado en febrero 24, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: