Todavía queda honestidad en el fútbol

Cuando un deporte se convierte en negocio, al igual que cualquier empresa, la honestidad y el rigor profesional se van perdiendo.
Pero cuando el deporte sigue siendo deporte, siempre quedan rescoldos de honestidad y de rigor profesional.

En un partido de alevines un entrenador dio la orden de fallar un penalty porque no fue. Bravísimo.

Podrían aprender un poco de decencia los Guti, Etoo, Torres y compañía, aunque como he dicho en el primer párrafo, ellos están dentro del negocio, y su honestidad se perdió hace tiempo.

Recomendación del día:
Blogger: Pilladas
Post: Risoterapia (clic para ver)

Anuncios

~ por inzivilizado en marzo 6, 2009.

Una respuesta to “Todavía queda honestidad en el fútbol”

  1. Hace más de 10 años, Robbie Fowler, un jugador del Liverpool falló adrede en la Liga inglesa un penalti que supestamente le habían hecho a él mismo, después de que estuviera varios minutos tratando de convencer al árbitro de que no había sido, que se había tropezado. Si no me equivoco era un Liverpool-Arsenal y el portero de los ‘gunners’ era Seaman, la famosa víctima de Nayim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: