Inmigración

Intentar hablar sobre la inmigración en un post sin extenderse demasiado es cuanto menos complicado, sobre todo siendo una temática de la que se podrían escribir libros.

La inmigración no es buena… ni mala. Es simplemente lo que sucede en un lugar de destino cuando personas de otros lugares se trasladan allí.
Ocurre que el ser humano, por mucho que hable, tiene memoria de pez, aunque se las dé de elefante, y enseguida asocia a una palabra a lo último que acontece, en este caso una inmigración mundial, más allá de la nacional o continental.
Y claro, aquí las cosas cambian, que si culturas diferentes, que si comportamientos diferentes, religiones diferentes…

Es difícil, muy difícil, por no decir imposible, hablar con objetividad de este tema.
Por un lado, no se le puede prohibir a una persona vivir en un lugar por el simple hecho de que haya nacido en otro. Al fin y al cabo todos vivimos en el mismo planeta, somos el mismo ser y tenemos las mismas necesidades.
Por otro, es innegable que en la sociedad en la que vivimos, en la sociedad que se ha ido creando y desarrollando desde siglos atrás, no puede haber un cambio tan brutal como el que está sucediendo durante los últimos años.

Resulta hipócrita criticar a las sociedades occidentales y tacharlas de racistas, cuando justamente éstas son las más tolerantes, y con diferencia. Hay mucha gente que relaciona racismo sólo hacia los negros, pero no olvidemos que en Suráfrica y en muchos países orientales había (e incluso la hay ahora) caza al blanco.
Puesto que al final se ataca siempre al más débil, en este caso al más tolerante. Pocas veces se oyen quejas racistas hacia aquellas sociedades realmente racistas.

Pero quienes, para mí, la están cagando a base de bien, son las ONGs que viven en el país de las relucientes flores del campo, ésas cuyo afán de aburrimiento hace que se quejen de toda mosca que zumbe en la oreja del inmigrante. Estas ONGs NO solicitan igualdad, por mucho que digan, sino superioridad, es decir, más derechos de los que tienen los que están en casa. Me explico, la cosa funciona así: si una cosa es buena, los inmigrantes tendrían derecho a ella, igualdad; pero ah amigos si de derecho cambiamos a obligación, poco oímos decir a las ONGs que sus amigos los inmigrantes tengan también que apechugar. Ahí me refiero con “superioridad”.

Otros de los terceros que forman parte en esta sociedad inmigratoria son los crueles empresarios, el rol que desempeñan es clave para fomentar ése rescoldo de racismo puesto que el miserable salario que dan a los inmigrantes, sin contrato, permitiendo que sigan siendo ilegales ante ley, y reduciendo el salario de los locales. Por desgracia los locales en vez de pagarlo con los empresarios que son los únicos culpables lo pagan con los inmigrantes quienes no tienen culpa alguna y reciben por todos los lados.
De nuevo, el débil es quien recibe las ostias.

La inmigración es compleja, ni yo, ni vosotros, ni el mandatario más inteligente.. perdón, más poderoso (porque inteligente y mandatario como que no) tiene la clave para satisfacer a todos.

Anuncios

~ por inzivilizado en abril 23, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: