Antitabaquismo

Está claro que a ningún no fumador le gusta que le llegue humo de tabaco, y está claro que al fumador le jode que al no fumador le joda el humo del tabaco.
Ahora, una vez creado un producto adictivo, un producto comercializado a niveles mundiales, y habiendo enganchado a un porcentaje altísimo de la población, ésa relación no-fumador — fumador es difícil de gestionar.

En países como en Italia y EE.UU. ya desde hace tiempo existen unas leyes francamente fuertes contra el fumador dentro de lugares públicos, bares, pubs, etc. Estos no pueden fumar dentro salvo en áreas habilitadas que suelen ser habitaciones aparte casi aisladas al 100%. En EE.UU. ya es otra historia de locos (yankeelandia…).

Otros países como Alemania e Irlanda entraron al trapo prohibiendo también fumar dentro de lugares públicos, y las zonas “reservadas” para los fumadores son, principalmente por no decir únicamente, la calle.
Al igual que Francia, país que al menos ha ido instalando los calefactores exteriores para acomodar un poco más su situación (la de los fumadores).

En España, en cambio, a pesar de la ley antitabaco que se aplica desde hace unos pocos años, la ley es bastante más permisiva. Prácticamente en la mayoría de los bares y pubs se puede todavía fumar, así como en restaurantes. Donde sí se ha prohibido por completo es en edificios educativos, institucionales, y en el trabajo.

Como no fumador que soy, es arduo complicado ser objetivo en este tema. Por un lado me siento cómodo saliendo a tomar algo por Irlanda cuando vuelvo sin oler a humo, sin tener los ojos rojos, y sin haber fumado sin quererlo (fumador pasivo), así como me encanta poder degustar un plato en un restaurante sin tener que masticar el humo del postre del de la mesa de al lado.
Por otro lado, intentando ponerme en la piel de un fumador, me resulta indignante la actitud gubernamental en este caso:
Tirar la piedra y esconder la mano: comercializar un producto a gran escala y luego sacrificar al que lo consume. Para más inri, lo critica, pero no deja de decirle que lo consuma, puesto que el apetitoso pastel impuestario es sabroso para la economía nacional.”

Si el producto es malo para la salud tal y como dicen los mismísimos gobiernos, ¿por qué no cortan de raiz la distribución de este producto nocivo para la salud?
Será duro al principio, pero una vez pasada la época del mono todo irá mejor, sobre todo para la economía… del consumidor.

Dentro de las leyes antitabaco que existen, y pese a ser un no fumador un tanto quisquilloso, considero que actualmente la ley española es la mejor de todas o, al menos, la menos hipócrita de todas.
Eso sí, la maquillaría un poco prohibiendo fumar en los restaurantes, detesto comer con el vecino fumando.

Anuncios

~ por inzivilizado en abril 27, 2009.

2 comentarios to “Antitabaquismo”

  1. A todo gobierno le sale muy muy rentable legalizar una droga y tener el monopolio de su distribución, además de lo que recauda en impuestos, esta lo que recauda en la venta en estancos.

    Pero tiene que tomar medidas para que todo el mundo este contento, yo creo que no es malo como funciona en Irlanda y yo apuesto por ese modelo.

  2. Como ex-fumador creo que estoy en un lugar privilegiado para poder opinar sobre el tema.

    La adicción física al tabaco no es tal. Lo que produce ese mono viene dado por el hecho de que nos hemos acostumbrado y acomodado a fumar en cierto tipo de situaciones, y esto se hace evidente en casos en los que la gente no fuma desde nunca en según que sitios y no tiene mono por no fumar ahí. Esto veo que hace que la idea de prohibir fumar en muchos lugares funciona, por ejemplo hoy por hoy a nadie se le ocurre fumar en el cine y hace unos años era impensable. Y cuando se acaba la pelicula, el fumador se sale a echar un cigarro y todos felices.

    Pero no hay que caer en la tentación de pasarse con las prohibiciones. Cuando este gobierno le da por demonizar algo, lo hace pero bien, y los fumadores son unos de los cruelmente castigados. Creo que hay muchos casos en los que debería gobernar el sentido común en vez de la represión. A mi por lo menos, de mi época de fumador, siempre me ha jodido sobremanera que me hicieran apagar el cigarrillo en los sitios en los que no molestaba a nadie, y ese tipo de actitudes sólo crispan y te dan ganas de soplarle el humo a la cara al tocahuevos de turno.

    Y es que el propio tema no es para tanto. Recuerda, el tabaco en si no es tan malo como lo pintan, o al menos no tan malo como otros miles de productos a la venta. ¿Creeis que es mucho más sano comerse 20 donuts diarios durante 40 años? ¿O beberse 20 cocacolas diarias? La clave está en la moderación. De ahí que vea una estupidez el cortar de raiz el suministro de tabaco a la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: