¿Qué es eso del parado como voluntario o trabajador para la sociedad?

•marzo 5, 2012 • 2 comentarios

Consecuencia de la Reforma Laboral recientemente aprobada por el nuevo gobierno, y por unas no muy acertadas declaraciones de la tonta del bote alcaldesa de rebote de Madrid, Ana Botella (de quien cada vez me pregunto, lo digo en serio, si es realmente normal o tiene alguna pequeña deficiencia mental), el proyecto de que los parados realicen trabajos sociales está empezando a convertirse en realidad.
En cambio, de un proyecto que afecta a tantísima gente, la única información de que dispone la sociedad son las críticas que ha habido por algunos sectores de la sociedad (que en cualquier país donde reine la mayoría absoluta no pasan ni por la papelera de reciclaje) y alguna micropincelada que los medios de comunicación nos dejan para que, al menos, estemos al tanto de que algo hay por ahí.
Hay muchísimas preguntas en el aire, pocas con una respuesta definida.
He aquí una lista de preguntas que considero bastante importantes y las respuestas que he conseguido encontrar a través de la red y que, por desgracia, no puedo afirmar que sean al 100% correctas.

¿Quién entra en el bombo de los posibles afectados? Es decir, ¿a quién afecta?
A los desempleados que estén cobrando prestación por desempleo y no estén realizando cursillos del inem.
Entonces, si estoy realizando un cursillo, ¿puedo ser llamado?
No
Si no estoy cobrando prestación por desempleo, ¿puedo ser llamado?
Al parecer, no.
¿Qué ocurre con los que están cobrando las ayudas de 400€?
Al parecer, sí, pues están recibiendo las ayudas económicas del Estado y, supuestamente, están en deuda con la sociedad.

¿Se ha empezado a aplicar ya o está en proyecto?
Todo depende de la Comunidad Autónoma donde vivas. En Aragón ya se ha empezado a aplicar.

¿Qué sucede si me niego, me pueden quitar la prestación o ayuda económica?
No se sabe. Todo indica a que así va a ser. Si se te quita la ayuda al rechazar un trabajo propuesto, no tendría ningún sentido que no se te quitara al rechazar un trabajo social impuesto.

¿Durante cuántas horas y cuántos días tendré que estar haciendo de voluntario forzado si me llaman?
No se sabe. La lógica indica que no hay una respuesta única, todo dependerá de qué tipo de trabajo social se te asigne. Si el proyecto fuera coherente, también esto dependería de la cantidad de dinero que estés cobrando y durante cuánto tiempo lo has estado cobrando.

Mientras realice trabajos a la sociedad, ¿seguiré formando parte de las listas del inem o estaré en suspensión como cuando se realizan cursos de formación?
No se sabe. En algunos blogs se dice que un efecto será que disminuirá el número de parados. De todas formas no sería de extrañar que los parado-voluntarios no contaran en las estadísticas, esto le vendría bien a cualquier gobierno.

¿Cobraré algo por hacer los trabajos sociales?
No, obviamente no, pues ya se cobra la prestación por desempleo.

¿Dónde se pueden hacer los trabajos sociales?
No se sabe. Todo depende del trabajo. No sé si será en ONGs (no creo), si en casas de juventud, bibliotecas, etc, etc. Lo que es obvio es que no se harán en empresas privadas.

Los puestos a cubrir, ¿eran puestos remunerados?
Según el gobierno no, según la oposición, sí.

Lo que sí nos queda claro es que un derecho ha pasado a ser una obligación, conviertiendo la relación obligación -> derecho en una cadena obligación -> derecho -> obligación : la gente tiene la primera obligación de cotizar y pagar una parte de su salario, mes a mes, al Estado, con el fin de sufragar impuestos y posibles contingencias futuras como pudiera ser la pérdida de empleo, es decir, se paga anticipadamente la prestación de desempleo; el derecho, ganado a base de pagar impuestos y cotizaciones, se convierte en un “salario” temporal en proporción a lo trabajado y cotizado; ahora por disfrutar de tal merecido derecho, se entra en la posibilidad de realizar trabajos para la comunidad, potencializando que ese derecho sea una obligación y, en consecuencia, que la obligación primera desemboque en otra obligación.

Nos encontramos ante una situación en desventaja 2 a 1 (dos obligaciones por un derecho), en el que el trabajador está en desventaja con el Estado al que paga, y aún pareciendo que le deba algo.

Anuncios

Las mil y una caras del puesto de Comercial

•febrero 29, 2012 • Dejar un comentario

El que esté actualmente buscando un trabajo en España y no le convenza el puesto de Comercial, es decir, el de ventas puro y duro, va a estar próximo a un estado de desesperación en el momento de la búsqueda de empleo puesto que un gran porcentaje de las ofertas laborales publicadas (ojo, que no significa que aún existan) requieren de dichos perfiles.
Según la RAE Comercial se define como “Perteneciente o relativo al comercio o a los comerciantes“, y enseguida esta página te ofrece la posibilidad de entrar a la definición de Agente Comercial: “Persona que profesionalmente gestiona por cuenta ajena, mediante comisión, operaciones de venta u otras transacciones“.
Aunque en la cabeza de muchos ambas dos definiciones varían un poco: “Dícese del cansino de turno que me está tocando las narices por teléfono o en la puerta de casa para que firme un papel adquiriendo una supuesta oferta y así él llevarse su comisión. Es decir, para metérmela doblada“.

Sí, es cierto que el comercial a puerta fría, más comúnmente conocidos como los de la otra empresa del gas, o el televenta, más comúnmente llamado como iros a tomar por saco y dejad de llamarme incluso los domingos por la tarde, son dos trabajos pesados y enervantes para cualquier potencial cliente, así como muy sufridos para el propio trabajador. Son los más visibles ya que son los que vemos y, sobre todo, sufrimos más; los que peor fama llevan, y los que arrastran esa fama a cualquier persona de su rama, independientemente el sector en el que se maneje.

Porque comerciales en sí los hay muchos, y muy variados. No es lo mismo vender al privado que a los minoristas, o incluso a los mayoristas. No es lo mismo mantener y fidelizar que captar nuevos clientes. Los conocimientos que hay que tener para según qué cosas son muy elevados y de una comprensión técnica muy alta, puesto que hay componentes, equipos y otros productos o items susceptibles a ser comercializados por estos “agentes comerciales” que requieren de un personal con unos conocimientos sobre medicina, mecánica, química… que muy pocos tienen.
Hay puestos en departamentos comerciales que, aparte, tienen una gran responsabilidad y unas labores de investigación de mercados, análisis de la clientela, de la competencia, que tampoco son aptos para cualquier perfil. Lo mismo pasa con mercados internacionales: idiomas y una mentalidad multicultural difícilmente adquirida vendiendo puerta por puerta.
Pero la fama del comercial también llega a estos últimos. Para muchos, con tener labia y poca vergüenza ya basta, pero no es así, ni mucho menos.

Gran parte de la culpa que esta fama y desprestigio define este perfil laboral lo tienen las mismas empresas obstinadas a publicar malas ofertas de comercial como si fueran unos trabajos de alta cualificación aunque no se requiera ninguna, llegando a ser ofertadas como Consultor o Asesor, dos perfiles que no tienen absolutamente nada que ver y que se ven afectados también.

Ahora con la crisis quizá ya la gente no sea tan reacia a probar este tipo de trabajos, me refiero a la puerta fría y al televenta, pero desde luego existe muchísima gente reacia a ni siquiera entrar a formar parte de los procesos de selección. Por ello, las empresas se han visto en el plan de disimular el puesto y lavarle la cara hasta el punto de que ya no sabes qué es comercial y qué no.
Cojamos, por ejemplo, las ofertas publicadas a día de hoy y veamos de cuántas formas es posible publicitar una oferta laboral para el puesto de un simple agente comercial:
– Agente de xxxx.
– Agente comercial.
– Vendedor@s.
– Comercial de empresa.
– Responsable comercial.
– Ventas/Comercial.
– Responsable de xxxxx.
– Teleoperador.
– Gestor comercial.
– Comercial administrativo.
– Delegado comercial.
– Colaborador comercial.
– Excelente comercial.
– Asesores comerciales.
– Plan de carrera agencial en oficina.
– Comercial autónomo.
– Distribuidor.
– Técnico comercial.
– Consultor.
– Asesor.
– Técnico comercial.
– Distribuidor oficial.
– Agente exclusivo.
– Profesionales departamento comercial.
– Expendedores-vendedores.
– Delegado de zona.
– Colaborador freelance.

Así que si por una casualidad estáis buscando trabajo, y os interesa el puesto de comercial tenéis casi una treintena de posibilidades laborales a vuestro alcance.

Los nuevos contratos laborales en España: una sinvergonzonería sin límites

•febrero 24, 2012 • 1 comentario

Me siento indignado cada vez que abro un periódico o veo el noticiero televisivo; y cuando me dispongo a buscar un empleo me siento, además, decepcionado y cabreado, muy cabreado.
Antes, inmerso en la ignoracia e inmadurez de un estudiante sin experiencia en el competitivo mundo laboral, inocentemente idealizaba un futuro próspero, con un puesto de trabajo con responsabilidad, realizante e incluso jerárquico; ansiaba un rápido paso del tiempo para despegar en esa carrera profesional, ser un referente, ser incluso envidiado (sanamente). En resumidas cuentas, esperaba la llegada de algo prometedor, de un futuro.
Hoy en día la llegada de vida extraterrestre es más creíble que el párrafo anterior.

mileurista, antes y después

No lo digo por la falta de trabajo, ojo, sino por la falta de escrúpulos en las ofertas de trabajo. La esperanza, el deseo y la confianza por ese futuro prometedor, por pasar de la clase baja a la media, de la clase media a la media-alta, han sido sustituidas por la desesperación, la necesidad y la resignación a encontrar no una carrera profesional, sino un trabajo, cualesquiera que sea el sector, de supervivencia.
No me cansaré de decir por aquí, en la calle, con los amigos, en el bar, que hay cosas como las prácticas empresariales que, tal y como están actualmente reguladas, suponen una lacra a la emancipación, una marcha atrás a la ilusión y el desarrollo de la juventud. Y qué mejor escenario que una crisis junto al beneplácito de mercados y gobiernos para aprovecharse de semejantes situaciones para humillar más al más que ridiculizado mercado de las ofertas de trabajo en España.
Muchas veces ojeando los portales de búsqueda de trabajo que la red nos ofrece, me encuentro con ofertas inimaginables, increíbles, capaces de alucinar hasta al más sensato: ofertas de trabajo donde ni a la vergüenza ni a la moral les ha dado tiempo de reaccionar y llegar a tiempo antes de que el mandado de turno le dé al botón de Enviar.
De entre ellas, ha habido 3 que realmente me sacaron de mis casillas, las considero un insulto al pueblo, al trabajador, y una humillación al sentido común y a la justicia:

– Se oferta un puesto en el departamento de marketing, con un año de duración, en régimen de becario, en una gran empresa, probablemente divertida, como es el parque de atracciones Warner de Madrid. Hasta ahí todo perfecto, salvo por pequeños flecos: la oferta es en Madrid, publicada a nivel estatal; se especificaba claramente sin ningún ingreso; se requería no conocimientos, sino dominio del inglés; se exigía, ya, previa experiencia laboral de al menos 1 año.
No dispongo del enlace de dicha oferta, la cual me fue enviada por una amiga (no para que enviara una solicitud, sino para que alucinara tanto, o más, que ella).

– Muchas empresas tienden ahora a realizar contratos mercantiles, coger a autónomos (freelance) antes que tener a gente en nómina. Una forma de garantizarse resultados o, en caso de no conseguirlos, ahorrar en salarios. La empresa Questionity ha querido ir más allá y ha querido aprovecharse del uso de contratos mercantiles, con la aprobación legislativa en materia de contratos formativos, requiriendo, nada más y nada menos, un autónomo en prácticas. La persona en cuestión, amén de no cobrar, se tiene que pagar la seguridad social y todos los gastos burocráticos que entrar en régimen de autónomo conlleva con la inseguridad, además, de no tener un trabajo después de pasar el periodo de prácticas.
Aquí el enlace (que espero que no eliminen pronto):
http://www.infoempleo.com/ofertasdetrabajo/social-media-manager-smm-practicas/zaragoza/1408082/

– La mayoría de los universitarios saben que, por desgracia, tendrán que pasar por el aro de la precariedad de ser becario y realizar prácticas. Bufetes de abogado, consultorías, departamentos administrativos, ingenierías… se frotan las manos con este chollo. Claro, otras empresas con plantillas formadas por trabajadores no formados tan técnicamente, no podían subirse al tren de los trabajadores ganga, hasta que un supermercado, cuyo nombre no se especifica, apoyado en una ETT como es Thinking People, ha decidido romper barreras, revolucionar la palabra “prácticas” para darles una connotación más negativa y peyorativa si cabe, solicitando la nada desdeñable cifra de 70 personas, sí, han leído bien, 70 personas, para ofrecerles una ventajosa situación de trabajar como becarios no laborales. Y si por si acaso alguno aún creía que iba a cobrar algún duro, la coletilla “no laboral” aparece continuamente en tan agraciada oferta de trabajo.
La cajera y el reponedor de turno recibirán con una amplia sonrisa a todos los clientes, por quejicas que sean, porque por Dios, ¡qué suerte, qué fortuna, el supermercado nos ha elegido!
Aquí el enlace que espero no expire jamás: https://www.trabajarenaragon.es/2012/02/10/70-becarios-no-laborales-programa-formativo-y-practicas/

Comenzó como un chiste, pero acabó por convertirse en realidad
en España hay tres salidas: por tierra, por mar y por aire

Cortina de humo a través de la animadversión deportiva

•febrero 10, 2012 • Dejar un comentario

Un guiñol no es otra cosa que una marioneta (en francés Marionnette), un títere, que sirve para representaciones teatrales. Un títere que hace una representación.

Los guiñoles del Canal + son, han sido, y serán un programa de actualidad en clave de humor.

Todos sabemos que en España no se tiene un amor muy generalizado para con nuestros vecinos franceses, más conocidos como gabachos y claro, en cuanto ponen vídeos como éste, la sangre hierve por nuestras venas:

Vale, reconozco que el mensaje final es de un humor de dudoso gusto y que a ciencia cierta no va a gustar a los aludidos. Obvio. Y hay que reconocer también que los franceses son muy cizañeros, no hay más que ver que tienen enemistad con ingleses, italianos y españoles, entre otros.
Pero a mí hasta el mensaje final me ha parecido lo que realmente es: un vídeo cachondeándose de alguien en un programa de humor presentado por marionetas. Para qué decir más.

¿Cómo se debería tomar esto de una forma políticamente correcta? Quizá, no lo sé, ver que dentro de un vídeo de humor han insertado un mensaje fuera de lugar.
¿Cómo se ha tomado esto? Ver un mensaje fuera de lugar aprovechando un programa de televisión.

Entiendo, entiendo perfectamente, que no haya sentado bien y haya habido un pequeño recelo hacia los creadores. Lo que no entiendo para nada entiendo, es el gran revuelo que han levantado estos vídeos hacia una entera nación.

Y qué bien le ha venido al nuevo gobierno esta situación, ni que hubiera estado planificado todo esto (mmmm…). En un momento crucial para el inicio de la legislatura en el que los derechos de los trabajadores van a ser humillados más que reducidos, qué mejor contexto que tener a media nación obcecada sobre un vídeo que habla de los deportistas profesionales. Una cortina de humo (¿)in(?)esperada y para que ésta no escampe se alimenta con declaraciones gilipollas, y repito, gilipollas, como que los vídeos son un ataque xenófobo, de boca de nada más y nada menos que de un ministro. Aunque quién sabe, quizá lo dijo conscientemente sin que nadie se lo mandara decir, ¿porque qué podemos esperar de un ministro que confundió una asignatura educativa con un libro prosoviético?

El desencadenante de todo esto fue una sentencia del TAS que por si alguien no lo sabe es un organismo internacional (significa que hay muchos países en él) cuya sede está en Suiza, un país cuya cultura se aproxima más a la germánica que a la francesa, en la que pseudoculpaba a Alberto Contador de haberse dopado (no voy a entrar en este post sobre lo justa o injusta que fue dicha sentencia). Daba igual que fuera internacional y que estuviera en Suiza, la culpa es de los gabachos franceses.
Y la federación internacional de ciclismo itailana aplaudió la sentencia, pero daba igual, la culpa es de los gabachos franceses.

Nuestros orgullos deportistas de élite como Rafa Nadal, Pau Gasol o Andrés Iniesta (quienes me merecen todo mi respeto y admiración) ayudaron a que la nube de humo no se fuera con apoyos a Contador e indirectas hacia la sociedad francesa. Indirectas muy sutiles y quedando como unos señores, eso no se lo voy a negar. Pero tanto a Gasol, como a Nadal, como a esos deportistas que ahora están unidos con el pueblo español en su cruzada antiguiñol gabachiano, no les preocupan mucho las medidas de la reforma laboral, o al menos bastante menos que a un currela como pueda ser el menda.

Estoy un tanto cansado, cuando no harto, de estas demostraciones vagas y un tanto exageradas de orgullo patrio en CHORRADAS, y repito, CHORRADAS, y en las que a mi parecer lo único que se demuestra es que somos un pueblo un tanto cateto.
¿Que un equipo de fútbol se va a la mierda? Dios mío, salgamos todos a la calle y vayamos miles de personas a otra ciudad a verles jugar a costa de nuestro bolsillo.
¿Que ponen un vídeo los putos gabachos franceses? Uy uy uy… con lo bien que nos caen, inventemos miles de collages, de proclamas y gastemos nuestro tiempo en decir que lo que realmente están es envidiosos.
¿Que nuestro país se va a la mierda? Llamemos perroflautas a los que se quejan y riámonos de ellos.

¿Pero acaso creéis que los franceses están celosos de nuestros deportistas? Cierto es que estamos ante una generación de deportistas ganadores y espectaculares, una generación que algún día tristemente acabará. No olvidar que los franceses sacaron 40 medallas en los antiguos JJOO y España 18, ni la mitad. Que hasta el último europeo el balonmano francés ha sido el dominador mundial (un Europeo que España no ganó). Que en rugby son una eminencia. Que su fútbol ha estado casi siempre, hasta esta última década, por encima del nuestro (esto espero que no se retome 🙂 ).
Disfrutemos del momento, pero no nos riamos y nos regocijemos, porque esto cambia rápido, muy rápido.

Y no les demos motivos para que se rían a la cara de verdad, en Francia el salario mínimo dobla al español, y su tasa de desempleo no es ni la mitad que la nuestra. Sus jornadas de trabajo son de 35 horas semanales, se jubilan antes, y tienen más días de vacaciones pagadas al año.

Si el vídeo lo hubiera emitido un programa del estilo El Intermedio, sí, fácilmente algún francés se enojaría, pero permitidme dudar que se levantara tanto revuelo. Y si hubiera en Francia una tasa del paro superior al 20%, ahí sí que ellos se quedarían afónicos y desgastarían las llemas de sus dedos para escribir, quejarse y reclamar la justicia que se merecen, que nos merecemos también nosotros.

Seamos serios, pongamos el grito en el cielo en lo que en realidad importa que es lo que nos da de comer y nos alegra el día a día, y dejémonos de amargar por un chiste de mal gusto que si los periódicos antifranceses no nos lo hubieran puesto ni nos habríamos enterado.

Por cierto, la palabra gabacho no es ni española, sino que proviene del Occitan, un dialecto francés.

La cara oculta de Ryanair

•febrero 9, 2012 • Dejar un comentario

Como si obra del destino se tratase, al poco de publicar mi último post en el que hablaba sobre Ryanair, apareció en los medios el gran provocador presidente de la compañía, O’Leary, ya que sus burlas hacia empleados de Spanair provocó que tuviera que salir escoltado por la policía.

Además hoy, para que ya no pudiera aguantarme y tener que escribir de nuevo sobre esta polémica compañía aérea, un amigo me ha pasado un documental-reportaje más que interesante sobre la empresa de vuelos low-cost referente a todo lo turbio que hay dentro de la misma.
Mientras veía el reportaje me ha venido a la mente una vez que en Italia fuimos a quejarnos en la estación de tren a la información porque habíamos estado 2 horas tirados en medio de la nada esperando, y nos respondieron con toda la cara: Bueno, pero habéis llegado vivos, ¿no?
Eso mismo pasa con Ryanair (minuto 23:30)

Si tenéis un poco de tiempo, 45 minutos, os recomiendo francamente la visualización del mismo, y de esta forma se os afianzará, aún más si cabe, el pensamiento de que si pagas 20€ por un billete de avión, desde luego no esperes absolutamente nada más:

Pero si no os apetece o no tenéis tiempo, he sacado algunos puntos que he considerado claves, muy importantes, y que realmente todos deberíamos saber. Entre paréntesis el minuto de donde lo he sacado:

* Nunca te sientes en el asiento 1A aunque esté disponible (04:30)

* En caso de incidente o emergencia, no confíes mucho en los azafatos para que resuelvan la crisis, y no es porque sea su culpa, reciben escasa o nula información y formación, así como las prisas en su trabajo y la fatiga acumulada (32:05) les convierten en un servicio muy poco productivo (durante todo el vídeo)

* Cuando tomes asiento, comprueba siempre si tienes el chaleco salvavidas. A ellos no les da tiempo (22.30)

* El personal de servicio no está para servir café, sino para que solucionen una hipotética situación de emergencia. En Ryanair es al revés (34:30)

* Los mismos pilotos consideran las condiciones de trabajo de los azafatos como un delito (36:20)

* En algunas ocasiones en los que hay vuelos que se vean afectados por algo, algunos pasajeros han sido abandonados en el aeropuerto sin medio alguno para volver a casa (36:30)

* Por suerte aún quedan trabajadores honrados que prefieren asegurar la seguridad del pasaje aún a costa de que su sueldo se vea mermado considerablemente, e incluso su puesto de trabajo! (39:30)

This is Ryanair, isn’t it?

Fuente: vayatele

Ryanair: nuevos pulsos, nuevos gastos

•febrero 1, 2012 • 5 comentarios

A estas alturas de la vida a nadie nos sorprende que Ryanair incluya cada año un nuevo gasto aplicable al precio del billete como si de versiones de Windows se tratara (de ser así, iría ya por el Ryanair v.18.9 lo menos).
Ryanair es esa empresa apisonadora a la que le importa más bien poco todo lo que pase más allá de su órbita empresarial. ¡Qué se puede esperar de una empresa dirigida por un excéntrico ejecutivo que se ha sacado una licencia de taxi únicamente para llegar antes a la sede que tiene la compañía en Dublín!
Pelear por cada céntimo (que en términos de pasajeros se convierte en una cifra considerablemente más grande), ser el motivo por el cual políticos de muchos países, especialmente los españoles, discuten una y otra vez (aunque si no fuera por esto discutirían por cualquier otra cosa), o provocar rabia entre los usuarios con sus extravagantes y atípicas medidas de costes, son sólo parte de las cosas que al señor O’Leary le engrandecen y a quien le encantan.

Ryanair nunca pierde, y en el caso en el que Ryanair pierda, ya se preocupará por hacerte perder más.
A Ryanair nunca le echan, se va antes.

¡Si es que una batalla entre Chuck Norris y Michael O’Leary no acabaría nunca!

Pero inzivilizado, ¿por qué cuentas esto ahora?
Porque resulta que a Ryanair no le sientan bien las leyes y medidas en las que sale más perjudicada que otros, como es la Directiva UE261, una medida que hace responsable a las compañías aéreas de retrasos y cancelaciones de vuelos por huelgas o motivos meteorológicos; y aún le sienta menos bien que la gente aplauda esta medida.
Pero esta compañía irlandesa, que de tonta no tiene absolutamente nada, ha hecho una jugada maestra para darle la vuelta a la tortilla, hacer que, por supuesto, los que pierdan sean otros y ella gane, y aún encima intentando salir con buena imagen.
¿Qué es lo que ha hecho? Se ha sacado de la enésima manga el enésimo cargo tarifario, aplicando una tasa de 2€ por cada reserva -> así consigue vengarse de esos malditos usuarios que no saben más que quejarse.
Y a ese enésimo cargo lo ha denominado el CARGO UE261, como la Directiva -> una forma clara y silenciosa de decir: no, si yo no quería, me han obligado los malos, los políticos, sí, esos que no quieren subvencionar tu billete.

Este cargo UE261 no viene solo, sino que le acompaña otro denominado CARGO ETS, que no viene a ser sino una táctica gemela a la anterior: un impuesto medioambiental aplicado a las compañías aéreas quienes a su vez se lo ceden tan amablemente a los pasajeros haciéndoles ver que la culpa no la tienen ellos, sino otros que les deben de obligar a hacerlo. ¡Y tan sólo por 0,25€ oiga, póngame 2 kilos que es baratísimo!

Cargos UE261 y ETS, a priori no es mucho dinero: 2,25€ trayecto (cuando te lo cobran, que todavía no es siempre), pero sí dan mucha rabia, porque son otros dos gastos que se añaden a la ya interminable lista de costes añadidos como la facturación en línea, la comisión por pagar con tarjeta, el aviso por sms, el seguro, la maleta… unos cargos que no me voy a parar a explicar porque los tenéis muy bien explicados en este otro blog (pinchad aquí).

 

Feliz viaje.

Dar libros a quien no sabe leer

•enero 30, 2012 • 2 comentarios

De despilfarros nadie duda de que en España vamos sobrados, aunque hay veces que estos no son provocados con premeditación y conscientemente de lo que se hace, sino que incluso “intentando” colaborar con la sociedad, la falta de organización en las políticas de ayudas, así como la ilógica de la actuación institucional, provoca que grandes partidas presupuestarias que realmente se hayan llevado a la práctica, no resulten ser más que una pérdida de tiempo y dinero.
Me explico. Dentro de la inmensa cifra de desempleados que asolan el panorama laboral español, muchos de estos abogan por hacer cursos gratuitos financiados por el INEM y otros organismos públicos, ya sea para ampliar o afianzar los conocimientos sobre alguna materia y así intentar tener una mayor posibilidad de acceso a un puesto de trabajo, o ya sea simplemente para tener ocupadas unas horas del día y no morirse de asco y desesperación a la espera de una llamada que raramente se recibe. Lo triste es que la gente que hace cursos por este segundo motivo afloran cada vez más, provocando que dentro de los cursillos la heterogeneidad de los perfiles y niveles de experiencia en la temática del curso sea una nota negativa para la utilidad del mismo.
Con este panorama parado-educativo, nos encontramos con cursos en los que de las 15 personas inscritas, 5 no se enteran de nada y a la semana del curso se han olvidado del 99% de lo dado; 5 que, aún aprendiendo y comprendiendo todo, están por estar; 4 que no van a aplicar lo aprendido ni en el mundo laboral, ni en el personal; y 1 única persona, con suerte, que aprovechará esas horas invertidas en una academia cuya existencia antes desconocía. El 7%, vamos, que suena incluso más desolador.

Pero aunque menos del 10% tenga algún interés real en el curso y le vea utilidad, todos, es decir, el 100%, reciben un “kit” educativo para nada desdeñable consistente muchas veces en:
– Mochilas/bolsas con diseños horteras, llenos de publicidad, y colores más cegadores que el propio sol.
– Libros y manuales, algunos incluso valorados en 60€, a veces incluso recibiendo 2 o más.
– Cuadernos de los que sólo puedes aprovechar la mitad porque la otra mitad tiene propaganda de la academia.
– Bolígrafos.
– Fotocopias cuyo ciclo de vida desde la fotocopiadora hasta la basura suele ser inferior a las 24 horas.
– Llaves USB de 2gb de capacidad, quizá lo único realmente rentable para el alumno.

Multipliquemos, sumemos, y calculemos. Un curso de informática de un mes para 15 alumnos del inem bien puede costar unos 2000 €. Extrapolemos esta cifra al cómputo global nacional. Mucho dinero, ¿verdad?

Muchísimo, demasiado dinero.

En cambio, sin salirnos del ámbito de la educación y en la misma sociedad, nos encontramos con una contradicción magnífica: miles de estudiantes universitarios que tienen que pagarse todo lo necesario para estudiar, salvo por una matrícula subvencionada públicamente aunque no en su totalidad.
El 100% de los universitarios tienen interés en una carrera que ellos han escogido libremente, en parte todos comprenden lo que están estudiando y pretenden hacer uso y provecho de lo aprendido en la carrera en su futuro laboral, aunque sabemos que luego esto no sucede.
Es decir: fotocopias, cuadernos, libros, todo es pagado por el estudiante. Ni un boli o llave usb se les reparte, nada. Incluso esa matrícula pseudopagada por el estado no es nada barata, ya que un ingeniero puede llegar a pagar por una matrícula de 5 asignaturas cuatrimestrales la nada desdeñable cifra de 800 €, casi 150.000 de las antiguas pesetas.

¿Por qué no se hace un estudio de lo que está pasando en estos cursillos y se hace una política de gasto coherente? ¿Por qué no se financia aquello que tiene una mucha mayor probabilidad de ser rentable educativamente hablando?

¿Por qué cojones no se desprecintan el cerebro quienes nos gobiernan y lo empiezan a usar?